¡Dios con nosotros!

“Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos.” Éxodo 25:8

Es maravilloso observar cómo Dios, el Creador de todas las cosas, se identificó con su pueblo a tal punto que deseó habitar en medio de él. Podemos pensar “por esta razón para esos israelitas era fácil creer en Dios pues estaba con ellos en esa tienda”, pero si lo hacemos estaremos cayendo en un grave error. La Biblia entera da a conocer a Cristo, el Tabernáculo no tiene un fin en si mismo sino que su fin era dar a conocer en forma de símbolo lo que Cristo haría.

“Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.” Juan 1:14

¿No es maravilloso? ¿No arde tu corazón al pensar esto? Dios mismo consideró nuestra incapacidad y ruina, se identificó a tal punto que tomó forma de hombre y no cualquier hombre sino la de un siervo, lleno de gracia y de verdad. ¿Encuentras absurda la idea de que Dios se encarnara en un hombre? Entonces estás muy lejos de comprender al punto que llega el amor de Dios, tu corazón es tan egoísta y perverso que no eres capaz de comprender el verdadero amor.  Juan nos dice “vimos su gloria” y en otra parte dice “la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó” ¿no lo puedes ver aún, no entiendes? ¿No entiendes las palabras de los discípulos de Jesús diciendo: “no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.“? ¡El Hijo de Dios entró en la historia! ¡Emmanuel, Dios con nosotros! Esta es la gloria de nuestro Dios, este es el amor que echa fuera todo temor, que Dios por amor habitó entre nosotros, se hizo como uno de nosotros pero sin pecado para que fuéramos librados de esas tinieblas. ¡Oh, que Dios te saque de tu fría religión que te guía a la muerte y te ponga en la senda de la Verdad! Medita en esto, quien quiera que seas, medita en esto, seas creyente o si piensas que eres un hombre sin esperanza y demasiado malo para ir al cielo, todos piensen en esto: que Dios se hizo hombre y se identificó con nosotros los pecadores, habitó con nosotros, comió con nosotros, nos enseñó, nos guió, nos tuvo misericordia y finalmente entregó su vida por amor de su pueblo. Por esta razón: no temas, solamente cree.

“El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz;
Y a los asentados en región de sombra de muerte,
Luz les resplandeció.”

Mateo 4:16

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: