El hermano mayor

Cuando se lee la parábola conocida popularmente como “el hijo pródigo” comúnmente se quita los ojos de la historia una vez de que el hijo menor llega, es perdonado y se hace fiesta, pero aquí no termina la historia sino todavía queda mucho, la lectura del libro “El Dios pródigo” me ha hecho profundizar en cada parte de esta maravillosa parábola la cual sigue así (NVI):

 »Mientras tanto, el hijo mayor estaba en el campo. Al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música del baile. Entonces llamó a uno de los siervos y le preguntó qué pasaba. “Ha llegado tu hermano —le respondió—, y tu papá ha matado el ternero más gordo porque ha recobrado a su hijo sano y salvo.”Indignado, el hermano mayor se negó a entrar. Así que su padre salió a suplicarle que lo hiciera. Pero él le contestó: “¡Fíjate cuántos años te he servido sin desobedecer jamás tus órdenes, y ni un cabrito me has dado para celebrar una fiesta con mis amigos! ¡Pero ahora llega ese hijo tuyo, que ha despilfarrado tu fortuna con prostitutas, y tú mandas matar en su honor el ternero más gordo!”

Lo que más me ha perseguido las últimas horas es el argumento que aleja al hijo mayor del padre: “¡Fíjate cuántos años te he servido sin desobedecer jamás tus órdenes, y ni un cabrito me has dado para celebrar una fiesta con mis amigos!”. Jesús está relatando otro tipo de perdición, no la del despilfarro de los bienes y una vida licenciosa sino la vida moralista e intachable que “sirve sin desobedecer jamás las ordenes” y siente que nunca se le ha reconocido lo suficiente. El hermano mayor está indignado, si realmente su máximo amor e interés hubiera sido su padre habría llegado y entrado a la fiesta pero tiene razones para quedarse afuera. Este hijo mayor no está interesado tanto por el padre sino por su propio honor, sus propios bienes y la administración de estos, en otras palabras le dice “¿cómo se te ocurre usar los bienes de la familia de esta manera, no recuerdas que ya le habías dado todo lo que merecía?”. El hermano mayor sirve por interés, sirve no por amor a su padre sino por amor así mismo. ¿Cuántos hermanos mayores existen hoy en las iglesias? Jesús nos dicen que ambos hermanos están perdidos, incluso nos advierte que los hermanos mayores están en una situación más peligrosa pues están engañándose a si mismos.

¿Eres tú un hijo mayor? ¿Estás cerca de Dios sólo porque bendice tu vida pero la verdad es que no le deseas ni le quieres por lo que Él es?

Jesús, el Salvador del mundo, tiene esperanza para ti también ya que nos vino a salvar no sólo de una vida desperdiciada sino también de una vida en aparente rectitud, esto lo sabemos porque dice:

“Indignado, el hermano mayor se negó a entrar. Así que su padre salió a suplicarle que lo hiciera.”

Hoy Jesús suplica: “Huye de tu religiosidad, arrepiéntete de tu moralidad y justicia propia”, considera el motivo con que haces todas las ‘buenas cosas’: ¿las haces por amor a Dios y los demás o para que los demás te consideren y te sientas bien contigo mismo? Sería muy valioso que consideraras esto conmigo, porque puede que creamos estar muy cerca de Dios cuando en realidad estemos tanto o más perdidos que un hermano menor.

Hay esperanza tanto para el derrochador como para el hipócrita, ven a casa, ven junto al corazón del padre, ven y goza de lo que Cristo ha hecho, conoce la gracia que viene de Dios, aún se escucha y se escuchará por siempre la música de la gran fiesta que es el cielo por los pecadores arrepentidos y la misericordia de Dios.

Ven, entra a la fiesta.

Don Galo y su esposa

En la foto estamos con Don Galo y su esposa quienes luego de cerrar las puertas a los evangélicos en tiempos pasados desde el verano de este año se han abierto a escuchar el mensaje del Evangelio. Son personas que, al igual que muchos habitantes de las islas de Chiloé, están fuertemente aferradas a la tradición católica y tienden a poner su confianza en la religión que han heredado antes que en Jesucristo.

Hay tantas cosas que aún tengo que considerar de mi segundo viaje misionero a Chiloé, muchas preguntas me surgen respecto a la salvación de ciertas personas, pero una cosa tengo clara: el que cree en Cristo Jesús ha pasado de vida a muerte pues la fe más sencilla en el Salvador es la que ha vencido al mundo, es la confianza más débil puesta en la obra consumada de Cristo la que ha tomado de los tesoros del Evangelio y la vista más tímida a la cruz en busca de socorro la que ha alcanzado misericordia.

Dios quiso darnos un Evangelio sencillo para gente sencilla. Que yo no lo complique ni lo simplifique, que no lo oscurezca con vanas expresiones ni lo opaque con la omisión de su gran gloria, que no me predique a mi sino que lo predique a Él.

Oro por volver a verlos y poder anunciarles una vez más las virtudes de Aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable, oro por sus agotados cuerpos víctimas de los años y por sobretodo por su necesitado corazón.

Libros nuevos

Me llegaron algunos libros nuevos que había comprado en Estados Unidos, gracias doy a Dios porque en su providencia tengo un tío que me trae sin costo alguno estos materiales que son muy valiosos para mi, doy muchas gracias al Señor porque son libros que le exaltan y persiguen el objetivo que también lo demás lleguen a conocer a Dios y experimentar un cambio en su corazón.

El primer libro se llama “What is the reformed theology?” (“¿Qué es la teología reformada?”) de R.C. Sproul es un libro que explica en breve lo que es la teología reformada explicando en primer lugar sus pilares: la centralización en Dios, su base en la Palabra de Dios solamente, su compromiso con la sola fe, su dedicación exclusiva a Cristo y la teología pactal. En segundo lugar toca lo referente a los cinco puntos del calvinismo. Me parece un libro sumamente interesante en lo que he visto en sus primeras páginas, sobretodo por el tema de la centralización de la gloria de Dios, además es un obsequio de Ligonier Ministries.

“Cuando los pecadores dicen ‘Acepto'” de Dave Harvey, este libro lo compré debido a las recomendaciones de ser un libro dedicado al matrimonio y centrado en el Evangelio, espero poder ingresarlo pronto a mi lectura.

Bueno y esto es lo mejor y lo que más agradezco a Dios, es el pack de “El Dios pródigo” de Tim Keller. Este libro es una exposición sencilla y muy profunda a la conocida parábola comúnmente llamada “el hijo pródigo”, compré tanto el libro como el DVD y su guía de estudio para realizarlo con mi familia y luego, si Dios lo permite, con vecinos y conocidos.

Estoy muy emocionado por este último material, ruego a Dios que pueda bendecir el estudio familiar con el sólo objetivo de conocer a nuestro Dios y hacerlo conocido, para bien de nuestras vidas y gloria de su nombre.

La gloria sea para el único Dios verdadero para siempre y como siempre digo, los libros que tengo siempre están a disposición de aquellos hermanos que quieran estudiarlos o leerlos.

Palestino vs Concepción

Hoy luego de regresar de Chiloé y haber dormido un par de horas mi papá me invitó al municipal de La Cisterna a relajarnos viendo el partido de Palestino contra Concepción, fue un buen tiempo para compartir.

Corazón de piedra

 

“Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios.”

Ezequiel 11.19-20

Su alegría

A continuación les dejo el último párrafo del libro Ortodoxia de G. K. Chesterton, pese a su abierto anticalvinismo este libro me atrapó desde sus primeras páginas, esta es la conclusión a todo su volumen:

“La alegría, que fue la pequeña publicidad del pagano, es el secreto gigantesco del Cristianismo. Y al cerrar este volumen caótico, vuelvo a abrir el extraño librito del cual vino todo el Cristianismo; y otra vez me ronda una especie de confirmación. La figura tremenda que respecto a ésto y a todo lo demás, llena las torres del Evangelio, por encima de todos los pensadores que se creyeron grandes. Su patetismo fue natural; casi fortuito. Los Estoicos antiguos y modernos se enorgullecieron de ocultar sus lágrimas. Él nunca ocultó sus lágrimas; abiertamente las mostró en su rostro accesible a todas las miradas cotidianas tanto como a la remota mirada de su ciudad natal. No obstante, escondió algo. Los superhombres y los diplomáticos imperiales se enorgullecieron de refrenar su ira. Él, nunca refrenó su ira. Derribó las mesas por la escalinata del Templo y preguntó a los hombres cómo esperaban librarse de la condenación del infierno. No obstante, Él refrenó algo. Lo digo con reverencia; en esa personalidad violenta había un rasgo que debió ser timidez. Hubo en Él algo que escondió a todos los hombres cuando subió a orar en la montaña. Había algo que constantemente ocultó con un silencio repentino, o con un impetuoso aislamiento. Cuando caminó sobre nuestra tierra, había en Él algo demasiado grande para que Dios nos lo mostrara; y algunas veces imaginé que era Su alegría.”

“Mártires”

En el mundo cristiano, o al menos en el contexto evangélico chileno, existe bastante admiración por los hombres que han sido mártires por causa de la verdad, lamentablemente muchos por querer ser admirados toman un camino muy errado. Tienen la noción de que el cristianismo se mide en función de lo martirizado de sus seguidores, entonces buscan la verdad mayormente en función de ese fin: ser un mártir.

La verdad es que la historia de la iglesia primitiva no muestra que los cristianos ‘buscaran’ ser mártires, ellos amaban a Jesús y lo declaraban verdaderamente Señor de todo y eran perseguidos por esto. Jesús nunca dijo ‘vayan por el mundo y al que le maten primero tendrá mayor recompensa’ o ‘al más torturado le tendré en mayor estima’, Él nunca puso el sufrimiento como la causa sino como el efecto. Él NO dijo “busquen ser aborrecidos para que engrandezcan mi nombre” sino “serán aborrecidos por causa de mi nombre”.

Algunos influenciados por este pensamiento toman frases como “la locura de la predicación” o “locos para el mundo” como una invitación a vivir una vida insana y febril ante los ojos del mundo, mientras más se revuelcan y muestran demencia más piensan que glorifican a Dios. Pero Jesús claramente enseñó que sus discípulos por medio de sus obras iban a impactar de tal forma al mundo que glorificarían al Padre y esto es a través de hechos concretos como el amor o la justicia.

Es bueno que nos detengamos a trazar que la Biblia: NO DICE que te comportes como loco, DICE que a causa del mensaje que predicas te dirán loco. NO DICE que seas escandaloso, DICE “el escándalo de la cruz”. NO DICE busquen aflicción sino que DICE tendrán aflicción, NO DICE sean mártires DICE los matarán por por causa del nombre de Jesús, etc.

Debemos pensar en el orden de las cosas pues, como dijera Bonhoeffer, “de nada sirve tomar el tren en la dirección incorrecta y correr por el pasillo en la dirección contraria”. Una cosa es ser mártir por causa de la verdad, otra muy distinta es que ser un mártir sea tu causa.

Facebook y la oración

Algunos pueden que al leerlo comiencen a rascarse los oídos pensando en lo legalista que suena, pero a decir verdad tiene mucha razón.

Arresto de Jesús

“Mientras él aún hablaba, se presentó una turba; y el que se llamaba Judas, uno de los doce, iba al frente de ellos; y se acercó hasta Jesús para besarle. Entonces Jesús le dijo: Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre? Viendo los que estaban con él lo que había de acontecer, le dijeron: Señor, ¿heriremos a espada? Y uno de ellos hirió a un siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha.” (Lucas 22:47-50)

“Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán. ¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles? ¿Pero cómo entonces se cumplirían las Escrituras, de que es necesario que así se haga?” (Mateo 26:52-54)

“… la copa que el Padre me ha dado, ¿no la he de beber?” (Juan 18:11)

Hamlet buscando a Shakespeare

“Cuando un astronauta ruso regresó del espacio e informó que no había encontrado a Dios allí, C. S. Lewis respondió que esto fue como Hamlet entrando en el ático de su castillo en busca de Shakespeare.”

Timothy Keller