Don Galo y su esposa

En la foto estamos con Don Galo y su esposa quienes luego de cerrar las puertas a los evangélicos en tiempos pasados desde el verano de este año se han abierto a escuchar el mensaje del Evangelio. Son personas que, al igual que muchos habitantes de las islas de Chiloé, están fuertemente aferradas a la tradición católica y tienden a poner su confianza en la religión que han heredado antes que en Jesucristo.

Hay tantas cosas que aún tengo que considerar de mi segundo viaje misionero a Chiloé, muchas preguntas me surgen respecto a la salvación de ciertas personas, pero una cosa tengo clara: el que cree en Cristo Jesús ha pasado de vida a muerte pues la fe más sencilla en el Salvador es la que ha vencido al mundo, es la confianza más débil puesta en la obra consumada de Cristo la que ha tomado de los tesoros del Evangelio y la vista más tímida a la cruz en busca de socorro la que ha alcanzado misericordia.

Dios quiso darnos un Evangelio sencillo para gente sencilla. Que yo no lo complique ni lo simplifique, que no lo oscurezca con vanas expresiones ni lo opaque con la omisión de su gran gloria, que no me predique a mi sino que lo predique a Él.

Oro por volver a verlos y poder anunciarles una vez más las virtudes de Aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable, oro por sus agotados cuerpos víctimas de los años y por sobretodo por su necesitado corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: