¡Bendición!

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” Efesios 1:3

Muchas veces había leído este versículo, pero nunca había notado un gran detalle: el concepto de bendición aquí está presente tres veces. Es increible pensar que el Dios que merece toda alabanza y que es ‘bendito’ nos haya ‘bendecido’. Él es bendito y Él nos bendijo con toda bendición.

Otra cosa que capta mi atención es que la alabanza de Pablo no precede la bendición de Dios sino que es fruto de la misma. Pablo está bendiciendo a Dios debido al hecho exclusivo de que Dios le había bendecido en Cristo.

Siento mucha majestad en esta dinámica, no nos acercamos a un Dios que exige alabanzas de manera tiránica, sino que nos acercamos al Dios que hace partícipe de toda bendición a los suyos y que la alabanza que recibe no es más que gratitud por su maravillosa gracia.

Creo que no puedo hacer justicia a estas maravillosas palabras, sólo quiero dar las gracias a Dios por bendecirme en Su Hijo y poder decirle “¡Bendito seas!”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: