En Jesús hay un nuevo comienzo

A estas horas de la noche quiero tomarme un momento para alabar a Dios por su gran misericordia. Hoy tuve un día muy especial y alentador, muy edificante porque Dios me hizo recordar todo lo que fui y lo que hoy sería sin Él.

Muchas veces, cuando hablamos de lo que Cristo hace en nuestras vidas, nos referimos a lo que Él promete con una desconexión de los cumplimientos a esas promesas o con una falta de pasión que pareciera indicar que sólo existiera la teoría del asunto. Mencionamos el poder de Dios pero inmediatamente le reducimos y no le reconocemos actuando de manera poderosa en toda área de nuestra vida. A pesar de nuestra falta de compresión, la vida que hay en Cristo no es un cliché o una fantasía que suene linda sino precisamente una de las obras más impresionantes que podríamos experimentar, la de nacer de nuevo, la de ser regenerados por Dios.

Hoy pensé mucho en lo que Dios ha hecho en mi, por mi y conmigo. No soy nada especial, eso se puede reconocer a simple vista. Tengo debilidades, flaquezas, tentaciones y pasiones como cualquiera, pero hoy mirando hacia atrás me di cuenta que mi corazón ya no es igual y nunca será lo que alguna vez fue. Hoy amo la santidad de Dios aunque reconozco que cada día que pasa noto más el pecado que habita en mi. Pero a pesar de mi hay algo en mi que puedo reconocer con absoluta sinceridad que no viene de mi. El deseo por buscar a Dios, apartarme del pecado, anhelar y confiar en su Palabra, nada de eso vino de mi, yo soy absolutamente un receptor de todas estas maravillosas gracias.

Oh, Señor, hoy me di cuenta que antes no veía pero ahora veo y te encargaste de poner el Nombre de tu Hijo en mi corazón cuando pregunté quién había hecho el cambio en mi.

Hoy lloro de felicidad, el Salvador murió por mi y resucitó triunfante sobre todos mis enemigos, me libró del poder del pecado y su esclavitud, de Satanás y su tiranía. Hoy mi nombre está escrito en el cielo sólo por la gracia de Dios. Porque Cristo vino a salvar lo que se había perdido y yo me reconozco hoy en esa lista. El perdón de los pecados viene gratuitamente por la fe en Jesús, sea a quien sea, no importa qué haya hecho ni de donde venga. Hay una Salvador tan pero tan grande, sublime y triunfante que puede salvar al peor de los pecadores.

Gracias Dios, hoy te alabo porque me cambiaste, a pesar de haber vivido toda mi vida en un ambiente cristiano, puedo ver que no eras una mera excusa en la mente de nadie, porque el conocerte es un privilegio que Tú por tu gracia otorgas y no algo que hacemos en nuestra religiosidad natural.

Tú cambias el corazón hoy, en pleno siglo XXI, porque tu eres el Rey de la historia, quien tiene en su boca el poder para dar vida a los muertos.

Alabado seas, Señor, nuestras vidas quedan rendidas a tus pies clamando por humildad y tu preciosa dirección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: