Una camino y la gloria de Dios

Estoy estudiando acerca de caminos para una prueba de la  universidad. Debo reconocer que no soy la persona con la mejor memoria (esto pueden corroborarlo todos mis cercanos de forma unánime) y aprender tantos conceptos o términos me sobrepasa (excepto cuando se trata de teología, aquí mis cercanos también pueden reconocerlo pues lo han tenido que sufrir). Es estos momentos es donde me detengo y pienso: ¿qué tiene que ver un camino o carretera con Dios? ¿Qué tienen que ver las calzadas, bermas, cunetas, talúdes, pavimentos y otros con el carácter de Dios? Pensandolo bien, mucho.

Si eres estudiante, no importa lo que estudies, te darás cuenta que existe un tipo de armonía en la materia que te introduces. Por esa razón estudias para tus pruebas, ya que en mi caso los autos van por encima del camino y no por debajo de éste (y no se te ocurra que el profesor te felicitará si respondes eso último en una evaluación).

Infinitos términos, definiciones, partes y cuántas divisiones más pero que a la vez, si alzas la vista, verás el todo y te darás cuenta de cómo lo diferente puede llegar conjugarse, ser coherente. Estamos demasiado acostumbrados a esto, lo pasamos por alto a cada instante, nos parece trivial, sabemos que caminando por la calle no veremos un auto cambiando de forma, un hombre que se estira y luego se vuelve pequeño, un edificio que se derrite, no pensamos que algo que se nos cae al agua se nos incendiará, o que al abrir la puerta de tu casa y entrar caigas por las cataratas del Iguazú. Podrás pensar que exagero pero lo hago con el fin de hacer evidente ante el orden que nos encontramos. Construyo un camino pero no pienso que debo ponerle cadenas o de lo contrario se irá volando. Este universo está finamente ordenado, a pesar de sus diversas partes logra generar sistemas, un orden en medio de la diversidad, unidad en la pluralidad.

Todo este despliegue de belleza y orden no es más que una muestra del ser de Dios. Dios es tres personas y una sola esencia, un sólo Dios, esto es lo que concemos como Trinidad. Esto sienta las bases para entender cómo lo diverso puede generar unidad, el ser mismo de Dios se envuelve con este misterio. Nuestro universo forma un todo coherente sólo por la voluntad de este Dios, por su Palabra.

¿Cómo le da gloria un camino a Dios? En que cada una de sus partes, de diversos materiales, conforman una estructura capaz de facilitarnos el tránsito. Un camino le da la gloria a Dios porque es un pequeño y tenue reflejo del ser de Dios. Le da la gloria porque también nuestro Señor dijo ser el único camino para llegar al Padre. Los caminos nos siguen recordando que necesitamos conectividad entre dos puntos y esa conectividad, entre Dios y el hombre, se da sólo a través de Jesucristo.

Gloria al Dios Padre, gloria al Dios Hijo, gloria al Dios Espíritu Santo. Gloria a la bendita Trinidad, maravilloso misterio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: