Enséñame a escuchar

A veces, no pocas veces, me han dicho que no sé escuchar. Pero ahora que lo pienso.. quién nos enseña a escuchar? He visto a los padres enseñando el nombre de las cosas a sus hijos, los profesores enseñándonos la gramática y todas sus reglas, nuestros trabajos enseñándonos a redactar con formalidad y hacer uso correcto de las expresiones para mantener a gusto al cliente, las películas nos han colmado de frases y diálogos cliché, pero quien nos ha enseñado a escuchar? Ser prontos a escuchar y tardos para hablar, nos dice algo? Y si todos cumpliésemos ese mandato, caeríamos en el completo silencio o desbordaríamos en conversaciones  significativas? 

Cómo se puede decir que se escucha a Dios si no se sabe escuchar al prójimo? Qué certeza puedo tener de que acaso te estoy escuchando, oh Dios? Y si sólo estoy hablándote, hablando de ti, hablándome de ti y nunca te escucho a ti? Es cierto, sin duda alguna, de que hablas.. Lo haces a cada instante al aire y quieres que en algún momento te tome atencion? O no pierdes tus palabras sino que estás esperando tener una conversación personal, como la que hace uno con su amigo? Sin duda tú eres un Dios personal, me conoces, nada tuyo se queda sin propósito, entonces yo ahora quiero acercarme a ti, cerrar mi boca y pedirte que me enseñes a escuchar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: