“No olvides ninguno de sus beneficios..”

Me propongo algo: comenzar a revitalizar este blog no con el fin de escribir tantas reflexiones, creo que ya muchos hermanos más claros y precisos me adelantan en esto e internet está lleno de materiales e información.

Quisiera utilizar mi blog para recordar y hacer memoria de lo bueno que ha sido Dios conmigo. Aunque mis recuerdos sean muy vívidos y detallados, tengo que reconocer que no soy bueno para hacer memoria y creo que es malo. Si Dios me dio una memoria fresca y capaz de atesorar detalladas imágenes debo utilizarla para su gloria y esto se cumple en la palabra dicha por el salmista cuando dice: “no olvides ninguno de sus beneficios”, comenzaré con una imagen de fines de diciembre del año 2012.

finalizacion jovenes 2012

Estabamos finalizando el año, como grupo de jóvenes, y necesitabamos recordar que todo el tiempo que habíamos caminado Dios nos había acompañado y defendido de innumerables peligros. Recuerdo perfectamente lo que estaba diciendo en esos momentos, estaba compartiendo una reflexión con mis hermanos acerca de lo dicho en Éxodo 20:5 y reiterado en Deuteronomio 5:9: que Dios es Dios celoso. Recuerdo que les compartí que nada podía detener el amor de Dios para con sus hijos, que intentar detener el amor de Dios es como intentar detener un tren a toda marcha y creer que se va a tener éxito en tal labor. El amor de Dios es como un huracán que arrasa con todo a su paso para cumplir el propósito de hacer bien a la criatura que se ama. Creo que es el momento preciso de recordar aquello que estaba comentando con tanto deleite en aquel momento, que Dios me ama y nunca que me dejará, cumplirá su propósito en mi y ni siquiera mis más grandes falencias y errores podrán detenerlo.

Padre, te doy la gloria. Gracias por ser celoso de mi, gracias por no abandonarme a causa de mi pecado sino que actuar conforme a tu tierno corazón y purificar mis sucias manos.

finalizacion jovenes 2012- chiquillos

Esta foto describe muy bien lo que significa el celo de Dios. Seguimos adelante por su pura gracia, porque tiene misericordia de nosotros y nos corrige, porque a pesar de nuestras debilidades su amor paternal brilla más que mil tinieblas. Señor, te pertenecemos, no hay otra esperanza sino la de ser tuyos por siempre. Gracias por cada uno de ellos, gracias porque a pesar de que con algunos nisiquiera he podido entablar una palabra más profunda, tú nos conoces completamente y avanzamos juntos para conocerte a ti, ciertamente en buscarte nos encontraremos los unos a los otros, porque esa fue la petición de Cristo, que seamos uno, como el Padre y el Hijo son uno. Una vez más te pido, Dios, por amor de tu nombre, bendiga la vida de cada uno de mis queridos hermanos, suyos somos no sólo por el tiempo sino también por la eternidad.

Anuncios