El cristiano y la valentía

Esta ave tiene por nombre Azor. Para los judíos era considerada abominación (Lv 11:12-14)  e inmunda (Dt 14.12-13) por lo que no la comían. Una de sus características es lo temible que resultaba a otras aves mas pequeñas, este temor dejaba inmóviles a sus presas sin la capacidad de reaccionar. De este efecto obtenemos la palabra azorar que significa literalmente asustarse o conturbarse.

En Deuterenomio 20:3-4 leemos que el sacerdote alentaba de la siguiente manera al ejercito de Israel para la guerra: “Oye, Israel, vosotros os juntáis hoy en batalla contra vuestros enemigos; no desmaye vuestro corazón, no temáis, ni os azoréis, ni tampoco os desalentéis delante de ellos; porque Jehová vuestro Dios va con vosotros, para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvaros.” 

La Reina Valera aquí capta el sentido de espantarse asimilándolo al efecto que producía el azor ante sus presas, es muy probable que Israel al ver a su enemigo desmayara en su corazón, sin embargo el sacerdote no entra en un juego de autoestima diciendo “Oye Israel, eres mas fuerte que ellos, no temas” sino que dice ” Jehová vuestro Dios va con vosotros, para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvaros“.

Los mas honesto seria reconocer que en nuestra vida hay temibles azores que nos paralizan, pero reconocer tal cosa no tiene valor en si misma, lo que debemos hacer es conocer al Dios que pelea por nosotros. Nuestro corazón debe cobrar valor y para eso debemos tener un conocimiento solido de la verdad de Dios y un corazón dispuesto a confiar en El, pues “el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará” (Dn 11:32).

Dios es mucho mas fuerte que ese temible azor, la mirada de fuego del Dios vivo es mucho mas penetrante que los ojos de tu enemigo y aunque el terror se quiera apoderar de ti puedes entregarte en oración a Dios, aunque tu enemigo se burle al verte de rodillas, sonreirás luego al levantarte y ver como Dios ha vencido a tu enemigo.

Anuncios